Z7_89C21A40L06460A6P4572G3304

Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Letra:

Contraste:

Clic aquí para ir a la página gov.co
domingo, 3 de marzo 2024
03/03/2024
Síguenos
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3305

Sociedad

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3307
UdeA Noticias
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3386
Sociedad

La JEP desentierra la verdad en el cementerio de Dabeiba

07/06/2023
Por: Margarita Isaza Velásquez - Periodista Unidad Hacemos Memoria

El magistrado de la Jurisdicción Especial para la Paz —JEP— Alejandro Ramelli explicó en el conversatorio: «Dabeiba, territorio de esperanza, avances y desafíos del subcaso en la JEP», convocado por la UdeA y la JEP, las especificidades de este subcaso que investiga crímenes de desaparición forzada y asesinatos de civiles presentados por la Fuerza Pública como guerrilleros muertos en combate, en el cementerio Las Mercedes de ese municipio antioqueño. Hasta el momento 11 víctimas exhumadas han sido identificadas.

Cementerio de Dabeiba, Antioquia, donde el equipo de la JEP encontró 29 fosas con características de enterramientos irregulares que podían corresponder a ejecuciones extrajudiciales. Foto: Cortesía Jurisdicción Especial para la Paz.  

En el conversatorio «Dabeiba, territorio de esperanza: Avances y desafíos del subcaso en la JEP», el magistrado Alejandro Ramelli repasó los orígenes del subcaso Dabeiba, que es particular entre los que investiga el sistema de justicia transicional, no solo porque vincula las investigaciones del caso 03, de «asesinatos y desapariciones forzadas presentados como bajas en combate por agentes del Estado», con las del caso 04, sobre la «situación territorial de la región de Urabá», sino porque también, al decir del magistrado, «contrasta la información jurídica obtenida de los testimonios de los comparecientes con los hallazgos de la ciencia forense». 

Para definir las particularidades del subcaso, Ramelli se remontó a su trabajo como correlator del caso 03, en Huila y Meta, donde aparentemente ningún accionar ilegal tenía que ver con Antioquia o con Dabeiba. «Uno de los comparecientes empezó a hablar de Dabeiba, y yo no tenía mayor idea de dónde quedaba ese municipio; y él decía: “Yo primero estuve en Dabeiba y allá cometimos unas ejecuciones extrajudiciales”; y siguió hablando del cementerio». El magistrado contó que para ese momento le pareció extraño el relato y que incluso creyó que el compareciente estaba inventando situaciones, porque no creía posible que los enterramientos descritos pudieran suceder a la luz del día en un cementerio municipal, como lo es Las Mercedes de Dabeiba. 

El conversatorio que tuvo lugar en el Auditorio Central del Edificio de Extensión de la Universidad de Antioquia, fue organizado por la Unidad Especial de Paz de la UdeA y la subdirección de Fortalecimiento Institucional de la Jurisdicción Especial para la Paz, con el objetivo de propiciar un diálogo alrededor del subcaso de Dabeiba que permita reconocer la importancia del mismo y rodear desde la academia a la audiencia de reconocimiento que se celebrará el 27 de junio en ese municipio y al acto simbólico del 29 de junio a realizarse en la ciudad de Medellín. 

En el conversatorio también se dio paso a que profesores de la Universidad de Antioquia reflexionaran y presentaran sus visiones académicas sobre la justicia transicional en el país. 

El compareciente era el sargento segundo William Capera Vargas, que había hecho parte del Batallón de Contraguerrilla N.° 79 en la región de Urabá, y quien entregaba su versión voluntaria en agosto del 2019, por su relación con el Batallón Magdalena, con sede en Pitalito, Huila. 

A su extrañeza, Ramelli sumaba que el compareciente Capera no estaba siendo investigado por esos hechos, por lo que «no tenía por qué hablar de Dabeiba; hubiera podido pasar de agache con esos crímenes, pues nadie se los estaba preguntando». No obstante, como el propósito de la audiencia era recoger información sobre ejecuciones extrajudiciales, el magistrado decidió investigar los dichos del compareciente: «Mandé a un equipo de mi despacho a Dabeiba, para que sacaran fotos del cementerio, y después nos volvimos a sentar con él para preguntarle datos precisos: dónde queda esto, dónde queda lo otro, y ahí empecé a creerle: lo que él decía sí coincidía con lo que mi equipo había visto en el cementerio de Dabeiba»

En el contexto de la investigación, el compareciente estaba privado de la libertad, por lo que Ramelli le propuso que fueran juntos a Las Mercedes para identificar los sitios de interés forense. «Aquí hay dos, aquí hay tres fosas», relató el magistrado que así señalaba Capera lugares específicos del cementerio en las diligencias. 

Fue entonces cuando la JEP se dio a la tarea de contrastar aquella verdad con evidencia forense, cosa que Ramelli destacó como especial: «Eso no había pasado en la JEP. Era enfrentar al compareciente con una realidad: si usted me dice que aquí hay fosas, entonces abramos la tierra y contrastemos». 

Por otro lado, estaba el caso 04, que reunía información de integrantes de la Fuerza Pública que tenían que ver con ejecuciones extrajudiciales en Dabeiba, municipio territorialmente conectado por el cañón de La Llorona a la región de Urabá, pero en donde no estaba claro lo del cementerio. El magistrado explicó que Dabeiba ha sido una zona de guerra y un corredor estratégico para el narcotráfico a lo largo de varias décadas; así que debieron escuchar no solo a los integrantes de la Fuerza Pública, sino también a los comandantes de los diversos frentes de la guerrilla que había allí y a jefes paramilitares como «Otoniel». «Teníamos todas las fichas del rompecabezas, de manera que podíamos contrastar una parte con la otra, lo que no es tan común en los casos de la JEP», dijo Ramelli. 

#VuelveAleer / Contenido relacionado: UdeA y JEP, comprometidos con la paz y la justicia transicional

Los casos 03 y 04 llevaron a los investigadores al mismo sitio: el cementerio municipal Las Mercedes de Dabeiba. «Hablamos con los sepultureros, con las víctimas, con la gente que podía saber algo. Y la respuesta que obtuvimos fue que por lo menos desde 1982, hace cuarenta años, a este cementerio estaban llevando a personas que sus familiares daban por desaparecidos», relató con énfasis el magistrado, y agregó que estos hechos continuaron ocurriendo más o menos hasta el 2010. «Imagínese… Es una cosa que si uno no la ve sobre el terreno, no la cree», puntualizó.

El subcaso conjunto

Con los dos macrocasos —el territorial de Urabá y el de las ejecuciones extrajudiciales—  trabajando de la mano, el subcaso Dabeiba tomó forma y recogió información de un total de 29 comparecientes en 72 sesiones conjuntas. Así mismo, 19 personas se acreditaron como víctimas, familiares, en estos casos, en febrero del 2021 y febrero del 2022. 

Ya en octubre del 2022, ocho mandos militares reconocieron lo que se les había imputado en julio del mismo año, a partir de las versiones de todos los comparecientes, testigos y víctimas, y la contrastación forense: que cometieron crímenes de desaparición forzada y homicidio en el entorno del cementerio Las Mercedes de Dabeiba, Antioquia. 

Magistrado de la Jurisdicción Especial para la Paz, Alejandro Ramelli Arteaga, durante el conversatorio: «Dabeiba, territorio de esperanza, avances y desafíos del subcaso en la JEP». Foto: Cortesía Jurisdicción Especial para la Paz.  

En ese momento entregaron su versión por escrito miembros de los batallones de contraguerrillas N.° 79 —BCG 79— y N.° 26 —BCG 26—: del primero, el coronel Efraín Enrique Prada Correa, el sargento viceprimero Hernando Cómbita Salazar y el mayor en retiro Mauricio Alvarado Sáchica; del segundo —BCG 26—, el excomandante Edie Pinzón Turcios y el mayor en retiro Yair Leandro Rodríguez Giraldo. 

Así mismo se les atribuyó responsabilidad, como máximos responsables, a los sargentos en retiro del BCG 79 William Andrés Capera Vargas, Fidel Iván Ochoa Blanco y Jaime Coral Trujillo; y al soldado profesional en retiro del mismo batallón, Levis de Jesús Contreras Salgado.
Quienes no aceptaron su responsabilidad fueron los coroneles Jorge Alberto Amor Páez, de la Brigada Móvil N.° 11, y David Herley Guzmán Ramírez, excomandante del BCG 79.

Las complejidades del caso

El magistrado Ramelli explicó los desafíos y retos de la investigación en el subcaso Dabeiba, que continúa su curso aun en medio de las amenazas que él, comparecientes y testigos han recibido en los últimos meses. 

Por un lado, dijo que los archivos militares que interesaban al caso fueron incendiados, no existían: «En otros casos hemos tenido terabytes de información, pero acá no había ningún papel; la única forma para investigar y contrastar era la ciencia forense». Por otro lado, no había investigaciones penales ni disciplinarias contra militares que habían cumplido funciones en la región, por lo que, «Si no hubiera sido por la voluntad de hablar de los comparecientes, jamás nos hubiéramos enterado de estos hechos», expresó el magistrado, y con ello dio relevancia al sistema de justicia transicional que fue posible gracias al Acuerdo de Paz.  

Otro desafío consistió en que no había víctimas ni organizaciones que hubieran señalado el cementerio de Dabeiba como un lugar donde posiblemente estuvieran enterradas víctimas de ejecuciones extrajudiciales. Sin nadie que reclamara, la verdad dependía del azar y todo estaba por averiguarse. «En Bogotá en una oficina, a uno no le llega información de nada; uno tiene que meterse al territorio y hablar con el párroco, con el sepulturero, con el de la acción comunal, con todos; esa es la única forma de avanzar», explicó el magistrado. 

Con respecto a las amenazas que han llegado a su celular y a su despacho, Ramelli expresó: «Para que funcionarios de la JEP tengamos estas amenazas y para que incluso haya habido un atentado contra un testigo clave, algo debe estar molestando de todo esto. Somos doce los amenazados, pero seguimos». 

A lo largo de las investigaciones, el equipo de la JEP encontró 29 fosas con características de enterramientos irregulares que podían corresponder a ejecuciones extrajudiciales, pero no había material genético para contrastar las identidades, de manera que se hicieron indispensables las jornadas de atención integral a las víctimas en la región de Urabá. En las veredas de Dabeiba colectaron 150 muestras de ADN que sirvieron para que tres familias identificaran a sus seres queridos, quienes estaban enterrados en el cementerio Las Mercedes sin que ellas lo supieran. 

No obstante, la mayoría de víctimas identificadas en el cementerio de Dabeiba provenían de Medellín: eran personas que habían sido trasladadas bajo engaños o amenazas hasta su lugar de asesinato e inhumación; una práctica constante en las ejecuciones extrajudiciales en Colombia. Sus familiares las habían dado como desaparecidas, y algunos habían denunciado su extravío. «Las víctimas de Las Mercedes eran personas que estaban desempleadas o en situación de drogadicción, y que fueron engañadas y luego asesinadas. Ninguna de las víctimas que identificamos pertenecía a un grupo ilegal. Ninguno era de las FARC ni de los paramilitares. Eran personas que miembros del Ejército hicieron pasar como guerrilleros», finalizó el magistrado Alejandro Ramelli.

Después de la detallada intervención del magistrado de la JEP, conversaron acerca de las posibilidades de la justicia restaurativa en este subcaso conjunto, Juan Guillermo Berrío, miembro del Consejo Municipal de Paz, Reconciliación y Convivencia de Dabeiba; Ariel Sánchez, jefe de Justicia Restaurativa de la JEP, e Isabel Puerta, abogada y asesora de la Unidad de Resolución de Conflictos de la Universidad de Antioquia. 

En agosto de 2022 la JEP hizo entrega digna a sus familiares de dos víctimas de ejecuciones extrajudiciales halladas en el cementerio de Dabeiba.

En la Audiencia Pública de Reconocimiento de Responsabilidades del subcaso conjunto 03 y 04, que se realizará el próximo 27 de junio en Dabeiba, los comparecientes escucharán de voz de los familiares de las víctimas, los daños e impactos causados en sus entornos, por las ejecuciones extrajudiciales que ellos cometieron siendo miembros de los batallones de contraguerrilla 26 y 79 del Ejército Nacional. 

Las 11 víctimas de ejecuciones extrajudiciales que hasta el momento han sido halladas e identificadas en el cementerio de Dabeiba son:

José Antonio Quesada

Jhon Jarvy Cañas Cano

Faber de Jesús Manco

Jorge Andrés Ortiz

Andrés Fonnegra

Germán Darío Flórez

Oscar de Jesús Durango Pino

Alveiro Úsuga Uribe

Ovidio Jiménez

José Dubán Espinoza Vásquez

Wilson Manco Úsuga


 

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3385
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3387
Correo del contacto
[57 + 604] 219 5026
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O4
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O6
Lo más popular
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3340
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2033 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020