Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
sábado, 25 de septiembre 2021
25/09/2021
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

Un lugar en el mundo

03/08/2021
Por: Gisela Sofía Posada, Líder del Programa Cultura Centro Universidad de Antioquia; Comunicadora social – Periodista de la UdeA

«... Zona norte es un organismo que se relaciona y respira por y para el bien común, que tiene patrimonio social traducido en edificios y estructuras; espacios que se deben a esa multitud que los rodea, a esa multitud que les da sentido desde ese don prodigioso de la reciprocidad, ese puente que se sostiene de ambos lados y de cuidados en doble vía...»

Una ciudad son hechos materiales y espirituales: caminos que luego fueron calles, paredes que luego fueron casas. Entre bregas y sueños la gente tendió puentes que luego fueron barrios. La luz llegó y llegó el agua que bajaba por caños y quebradas. También se hicieron las plazas de mercado y, años atrás, muchos barrios en Medellín contaban con grandes teatros de cines, concurridos y populares como las iglesias. Esa arquitectura de ciudad con sus imperfecciones y desequilibrios fue detallando zonas y ciertas geografías fueron adquiriendo una personalidad, un algo característico, “un aire” que llaman.

Zona norte: huele a gente. En ese lado de la ciudad se fue configurando una pequeña patria con cimientos de educación pública que costaron vidas. Tuvieron que pasar años, muchas décadas para cambiar sus calles oscuras por amplias aceras, para que en lugar de hollín y abandono llegaran bancas y vegetación. De buses destartalados —algunos quedan—, una propuesta de movilidad más digna con espacios para bicicletas y caminantes.  Pasaron años para dejar de ver fachadas descascaradas y una montaña de basura con ranchos a medio hacer y gallinazos disputándose la comida con los niños. 

No son los individuos, ni mucho menos la vanidad episódica del poder la que podría adueñarse de la transformación, es la fuerza colectiva y los llamados sociales los que hacen renacer los espacios de una ciudad. Los lugares públicos para el encuentro trascienden ese vaho sospechoso de pensar que alguien o algo tienen potestad sobre ellos. Plurales y diversos son más que palabras, son  lugares constitutivos de una sociedad.

Zona norte es un organismo que se relaciona y respira por y para el bien común, que tiene patrimonio social traducido en edificios y estructuras; espacios que se deben a esa multitud que los rodea, a esa multitud que les da sentido desde ese don prodigioso de la reciprocidad, ese puente que se sostiene de ambos lados y de cuidados en doble vía.

La belleza es frágil, si no estamos atentos al regalo que constituye tener un espacio así en el presente, por eso vale escucharnos de nuevo, asistir al encuentro de las voces de quienes participaron de esa realidad en transformación. Que vengan las voces  desprovistas de fríos inventarios y obviedades y que nos cuenten lo de antes, lo del  presente y, por qué no, lo venidero. Hablemos de cuánta fuerza y capacidad se necesitó para levantar vuelo y de cuánta se necesita para sostener ese aleteo de la esperanza en el presente.

¿Quién no celebra que junto a su casa haya parques, escuelas, universidades, laboratorios, tiendas, bares, cafés, hospitales, árboles, lagos, museos, jardines y hasta cementerio? ¿Quién no se alegra de poder estar tranquilo en el espacio público? Todavía hay a quienes les gusta ver el viento mover las ramas de un árbol haciendo parte del discreto murmullo de la vida. 

Urbana

Las ciudades
son extensiones
de asfalto

Trazados
verticales
de luces
y hormigón

Estragos
heredados
por vivos y muertos

Y solo
son cercanas
—lo seguirán siendo—
si en ellas habita
lo que amas

Víctor Raúl Jaramillo


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos.  Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia. 

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
Lo más popular
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020