Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
viernes, 17 de septiembre 2021
17/09/2021
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

¿Toma, campamento, resguardo, ocupación, dominio?

23/07/2021
Por: Fabio Humberto Giraldo Jiménez, profesor jubilado UdeA

«... Presuponiendo la buena fe de sus propósitos, como debe hacerse, es hora de que en un acto de simpatía con la Universidad y de sindéresis política este grupo de personas reconozca que su persistencia tiene un único beneficiario: aquellos que consideran su némesis política; y que tiene un único perjudicado: la Universidad...»

Mi inveterada empatía moral y política con la protesta social contra la pobreza, la desigualdad social, económica y política, no son límite para que evalúe críticamente la toma de la Universidad de Antioquia por parte de un pequeño y difuso grupo de personas que ha hecho de ella, de toda, un campamento que administra a discreción propia, pero sin responsabilidades legales ni políticas.

A tres semanas de la toma no se tiene certeza si es un acto de protesta integrado a la movilización social o si es un acto aislado, espontáneo y apócrifo, aunque en sus lacónicos y también difusos comunicados justifican el hecho como una presión para la reapertura total de la Universidad a pesar de la plenitud de la pandemia y de su letal y filosa guadaña.

Contrasta esta justificación con el consenso que existe hoy en la comunidad universitaria sobre la reapertura del campus para actividades académicas que impliquen presencialidad y aglomeración y que prescribe como guía la conveniencia de un proceso gradual de reapertura tal como se ha venido y se seguirá realizando en la medida en que la salud y la vida estén más abrigadas. Siempre se ha justificado esa guía consensuada con análisis que los propios científicos de la Universidad han compartido públicamente, fortaleciendo el aval político que incluye la sensata admonición de la Asociación de Profesores en tal sentido.

Si esa es la motivación del Campamento, que en su último comunicado muta a “Resguardo Estudiantil, Popular y Humanitario”, pretende la imposición de un punto de vista unilateral, aunque comparta con el consenso de la comunidad universitaria su carácter de humanitario y popular. Si es así, estamos frente a una versión de esa luenga opinión ligada a la violencia parturienta según la cual la ideología son los hechos y “demalas la razón”.

Esta toma que puede convertirse en ocupación con pretensión de dominio y que ya va en su tercera semana, le hace muy poco favor a la legitimación de la movilización social no solo porque la poca claridad de fines y de medios contamina negativamente su legitimidad, sino, y fundamentalmente, porque resulta ser una agresión injusta que se hace a nombre de la justicia perjudicando a la Universidad que es ejemplo vivo de la justicia social. ¿Cómo ser injusto con quien es justo?

Para quienes no simpatizan con la protesta social contra la iniquidad del sistema político les viene bien una Universidad desprestigiada y sacan provecho gratis del desprestigio construido desde adentro llevada a cabo por quienes dicen amarla y necesitarla, que se agrega al desprestigio que ellos mismos han construido desde afuera. Al instrumentalizar el prestigio de la Universidad convirtiéndola en megáfono, el rebote del eco termina ensordeciéndola.

Y aún más. Si la toma estuviera integrada a las estrategias del movimiento social, lo que hasta ahora no se ha dicho, y tomando como referente evaluativo una ética pragmática o de resultados, habría que preguntarse por su utilidad y eficacia en relación con los fines. Pero también, tomando como referente evaluativo una ética de principios, habría que preguntarse si la toma de la Universidad es justa.

¿Acrecienta la legitimidad de la movilización social contra el sistema político injusto? ¿Aumenta el número y la calidad de simpatizantes? ¿Convence a los apáticos o a los antipáticos? ¿Deja una estela de gloria en los anales de la movilización social? ¿Contribuye a acelerar cambios estructurales en el sistema político? ¿Hace tambalear al gobierno que es su némesis política? ¿Extrema las condiciones ya de por sí extremas para que arrastre a las masas hacia la causa justa? ¿Los campamenteros son héroes de la revolución social por su sacrificio altruista? ¿Quedarán en los anales de la historia de los movimientos sociales? ¿Lograrán que, contra todos los consejos científicos que exigen prudencia, la Universidad de Antioquia se abra por obra y gracia de su heroicidad?  ¿Lograrán que se abra la Universidad para la vida académica que incluye la discusión y análisis sobre la situación social y que cuando ello ocurra no regresen actividades lumpenizadas y lumpenizantes como las del microtráfico?

Presuponiendo la buena fe de sus propósitos, como debe hacerse, es hora de que en un acto de simpatía con la Universidad y de sindéresis política este grupo de personas reconozca que su persistencia tiene un único beneficiario: aquellos que consideran su némesis política; y que tiene un único perjudicado: la universidad que, según el comunicado del Campamento o Resguardo, sienten como su amiga.

Sería un verdadero acto de amistad con la Universidad, con su gente, que son ellos mismos, que se avengan con una solución tranquila uniéndose al consenso que ya existe. Ese sería un acto de valentía. 


Notas:

1. Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

2. Si desea participar en este espacio, envíe sus opiniones y/o reflexiones sobre cualquier tema de actualidad al correo mediosdigitales@udea.edu.co con el asunto «Columna de opinión: Título de la columna». Ver criterios institucionales para publicación.

Lo más popular
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020