Z7_89C21A40L06460A6P4572G3304

Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Letra:

Contraste:

Clic aquí para ir a la página gov.co
martes, 23 de abril 2024
23/04/2024
Síguenos
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3305

Periódico Alma Máter

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3307
UdeA Noticias
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3386
Academia Sociedad Cultura

Bullerengue: el sonido de resistencia y tradición en Rincón del Mar 

07/03/2024
Por: Johansson Cruz Lopera - Periodista

Rincón del Mar, un pequeño pueblo costero ubicado en el departamento de Sucre, en la región Caribe colombiana, resuena con el ritmo y la tradición del baile cantao del bullerengue. Este género se ha convertido en una forma de resistencia política y preservación cultural para sus habitantes. Investigadores del Grupo de investigación Estudios Políticos de la Universidad de Antioquia, en colaboración con la biblioteca comunitaria Mariamulata, llevan a cabo un proyecto de investigación para conservarlo y preservarlo.  

El tambor alegre es la base de este ritmo musical que ha servido como resistencia para las comunidades afrocolombianas en varias regiones del país, especialmente en Rincón del Mar. Foto: Cortesía 

«Mi tierra de pescadores pueblo lindo quiero yo 

Que al sonar los tambores nos cuenta su tradición 

 

Cantaores y bailaoras démosle vida al folclor 

Que el pueblo donde nacimos cultiva su tradición» 

 
Letra de canción «Tierra de pescadores», de Jennifer Meza,  

Cantautora y bailadora de Rincón del Mar 

La voz desgarrada que se prolonga al final de cada frase invita al movimiento del cuerpo. Agazapado, esperando cazar una de esas palabras, entra a ese cuadro el tambor llamador —conocido como el tambor macho— para colorear la voz y generar la armonía, acompañada por la tambora, las maracas, la guaracha y el cununo —tambor alegre—. Y ahí, el sonido: ¡el bullerengue!, o «baile cantao», como lo llaman en el corregimiento de Rincón del Mar, San Onofre, un pequeño pueblo costero ubicado en el departamento de Sucre, en la región Caribe colombiana.  

En contraste a la alegría que transmiten sus melodías, esta práctica cultural enmascara una forma de resistencia política de las comunidades que habitan la región. Un equipo de investigadores del Grupo Estudios Políticos, adscrito al Instituto de Estudios Políticos trabaja, desde el segundo semestre de 2022, en la investigación «Mar de bullerengue, memoria del baile cantao, una contribución de Rincón del Mar a la resistencia política». 

«Este proyecto nació gracias a una convocatoria llamada “Dialogo de saberes”, que busca articular la investigación académica de la UdeA con procesos y prácticas comunitarias. Vimos la oportunidad de consolidar un trabajo previo que veníamos realizando en torno a la memoria, con la biblioteca Mariamulata en Rincón del Mar», afirmó Catalina Tabares Ochoa, docente del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad de Antioquia y coordinadora del proyecto.   

De acuerdo con los investigadores —la profesora Catalina y dos jóvenes estudiantes del pregrado de Ciencias Políticas—, el relato actual sobre esta región ha invisibilizado algunos saberes, entre esos, la tradición oral, que tienen como objetivo transmitir y preservar el conocimiento. «En Rincón del Mar esto es muy potente porque, las generaciones anteriores, encontraron en el baile cantao una forma de resistencia a la precarización, la desigualdad y el dolor que viven diariamente en el territorio», anotó Junier Alexander Palacios Mosquera, investigador y estudiante de Ciencias Políticas de la UdeA.  

Cantar y bailar para existir 

 

«En el pueblo de Rincón  

nunca hubo resistencia  

Porque llegó el Cadena  

A imponer aquí sus reglas  

 

Mi abuela me confesó  

Que en los tiempos de Cadena 

Se hacía su voluntad  

O mataban al que sea» 

  

Letra del bullerengue «No hubo resistencia»,  

del grupo folclórico de la Corporación Mariamulata 

 

Como describen estos versos, Rincón del Mar fue un escenario del conflicto armado en el país. De hecho, de acuerdo al Centro Nacional de Memoria Histórica —CNMH—, desde 1997 hasta 2005 este territorio se convirtió en un puerto de embarque y desembarque de cargamentos de armas y drogas. Fue usado, además, como lugar de descanso de algunos miembros del Bloque Héroes de los Montes de María de las Autodefensas Unidas de Colombia —AUC—, controlado por Rodrigo Mercado Pelufo, alias Cadena.  

«Bajo el mando de Cadena se estableció un complejo orden social que condicionó el tránsito de la población por sus calles, profundizó las violencias de género y estableció jerarquías en razón de las diferencias étnicas, lo cual trajo consigo fuertes prácticas discriminatorias y violentas en contra de las mujeres, la población LGBTI y lo afro en una comunidad mayoritariamente afrodescendiente», concluyó el informe titulado «Recorrido por los paisajes de la violencia en Colombia» del CNMH.  

Este proyecto de investigación ha propiciado un encuentro generacional que ayuda en el objetivo de conservar y preservar esta tradición del baile cantao. Foto: Cortesía 

Pero no eran solo las historias de violencia, sino que han sido una forma de memoria cultural. A través de los cantos del bullerengue se cuentan historias, la cotidianidad y los saberes propios de la región. «Este territorio tiene una relación indisociable con las comunidades a través de la pesca, la agricultura, la santería y los saberes medicinales. Es necesario recuperar y conservar estas tradiciones», dijo el joven investigador.  

El bullerengue es un género musical y danza tradicional originarios de la región Caribe de Colombia. Tiene sus raíces en las comunidades afrocolombianas y es una expresión cultural que ha sido reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. Este se caracteriza por su ritmo cadencioso y pegajoso. Suele ser interpretado con tambores, maracas, cununos —tambor pequeño— y guacharacas —instrumento de percusión—. Esta expresión artística ha servido como una forma de resistencia, preservación cultural y empoderamiento para estas comunidades

Parte de ese trabajo de recuperación y conservación, como lo menciona el estudiante Junier Palacio, ya se venía realizando en la biblioteca Mariamuleta, que lleva más de 20 años trabajando con las comunidades en el territorio. «La recuperación de la memoria que circunda esta práctica constituye una estrategia de empoderamiento político y de resistencia en medio de un contexto extractivista en el que los actores externos con distintos intereses han generado procesos de apropiación del territorio a partir de la ruptura del tejido social y el debilitamiento de la identidad cultural», afirmó María Camila Ribón González, investigadora del proyecto y estudiante de Ciencias Políticas de la UdeA. 

«El maldito tiburón hace daño cada rato 

No le gustan los costeños  

y persigue los cachacos  

 

El maldito tiburón es un animal perverso 

Y el que mate al tiburón  

Se gana un millón de pesos» 

 

Letra del bullerengue «El tiburón»,  

de Alberto Ocón, habitante de Rincón del Mar.  

Rincón del Mar también es víctima de la belleza que encierra su paisaje y playas. La forma como se ha gestionado el turismo es hoy en día parte de la problemática que tienen los habitantes. «Hay un turismo extractivo, que disfruta de lo que ofrece el territorio, la comida, las islas, el manglar, el plantón, la fiesta, pero que poco se relaciona con la cultura, y mucho menos contribuye a su cuidado. Lo que hemos encontrado es que la práctica del baile cantao afianza la identidad y la cultura del rincomarense, que las lógicas del turismo, el conflicto armado, las violencias estructurales y coyunturales, acallan», expuso la profesora Tabares Ochoa.   

En este corregimiento hay una lucha por no dejar olvidar lo que son, sus prácticas y de dónde vienen, y «en la medida en que se reconozcan las prácticas culturales propias y las tradiciones que afianzan la identidad, se enfrentan con mayor potencia, las lógicas extractivistas que múltiples actores ejercen en el territorio», sostuvo la coordinadora del proyecto.   

La investigación Mar de bullerengue dejará como resultados cinco productos importantes que ya se encuentran en producción:  

  • Estaciones de la memoria: Piezas teatrales que incluyen danza y canto, evidencian el proceso de investigación, retratan y dignifican la memoria del baile cantao. Se han presentado en el Festival Infantil de Literatura realizado en Rincón del Mar, y en el festival de cine de Isla Fuerte. 
  • Cancionero: que recupera las letras del bullerengue, reflejo de la cotidianidad y saberes propios de Rincón del Mar.  
  • Diccionario: recopilación de palabras, expresiones y términos que reflejan saberes propios del territorio que permiten la conservación de palabras que poco a poco han ido cayendo en el olvido. 
  • Cartografía del baile: construcción de una cartografía que refleja los espacios, prácticas y personajes del baile cantao en Rincón del Mar. 
  • Podcast que recuperan las biografías de los cantaores y cantaoras de Rincón del Mar. 

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3385
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3387
Correo del contacto
Correo del contacto
[57 + 604] 219 5026
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O4
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O6
Lo más popular
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3340
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2033 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020